Una vez mas, fue una grata experiencia el haber tenido el honor de ser invitado a representar a Ecuador en este prestigioso encuentro gastronómico. Es interesante para nuestro país el poder promover nuestro patrimonio cultural a través de productos de excelencia, el Amaranto negro ” Caviar de la Tierra” fue mi grato acompañante en este viaje culinario donde fue posible generar sonrisas y sorpresas por tratarse de un producto desconocido a pesar de su gran importancia, histórica, cultural y nutricional.



En Viña Zuccardi, mi tarea era la de preparar un almuerzo para 150 personas, entre periodistas, empresarios y amantes de la buena comida y del buen vino. Decidi realizar un menú con productos locales, y de cierta manera romper con las fronteras, reflejando a través de mi trabajo mi filosofía, de que el arte no tiene limites, y que si le ponemos limites al arte, deja de ser arte. Cada etapa del menú tenia un pedacito del Ecuador, de manera discreta, sin caer en falsos nacionalismos, poniendo al producto y a la técnica como evidencia de que en Ecuador queremos y respetamos a esta hermosa profesión.



Lea un artículo en Luz

Compártalo

Agregue un comentario